miércoles, 8 de agosto de 2012

Mi vida


Mi nombre es  Adrián Lema Gómez, nací el 13 de noviembre del año 1991, por suerte  en una pequeña localidad del aljarafe, Sanlúcar la Mayor, cuna y fructífera de un gran numero de artistas. Viví mis primeros años de infancia en una barriada con mucho arte como es la de la paz, un barrio humilde y muy sencillo, como lo son mis padres Jesús y Rocío, sevillanos de pura cepa, a los cuales le estoy muy agradecido y le doy gracias a dios de haber nacido en esta bendita tierra de María Santísima. Mi hermano Jesús, nace en esta localidad, y fue bautizado al igual que yo en la iglesia parroquial de santa María la mayor, preciosa iglesia mudéjar, del siglo XIII.
La advocación mía, yo diría que me viene  en parvulito desde  muy pequeño, cuando ya comencé a dibujar y a modelar con plastilina figuritas para jugar con cajas de zapatos simulando  que era una cofradía. Tuve la gran suerte de que mi primer maestro lo tuviera en casa desde que nací, mi abuelo Manolo (QPD), extremeño, de familia campechana, el cual tubo que emigrar a Sevilla por motivo de trabajo, en  cuya tierra se enamoro del arte y comenzó por sus propio medios, el aprendizaje del mundo de la pintura, el cual mediante libros y mucha constancia, realizo para el disfrute de su familia grandes cuadros, los cuales tengo el privilegio de tenerlos  adornando mi casa. Me pasé todo el tiempo de mi infancia junto a el, y su caballete, mirando y escuchando sus teorías y consejos, y  la ilusión que ponía para enseñarme.
A partir de ese momento empecé a investigar y a indagar cada vez mas en el mundo de las imágenes religiosas, introduciéndome en hermandades y teniendo un contacto con las imágenes expuestas a la adoración de los fieles, mucho mas directo ayudando en lo que podía. Me entusiasmaba ver a cada imagen del pueblo como me querían decir algo, cada una de ellas con su expresión,  las cuales me impulsaron a comenzar este gran sueño de un niño que soñaba con hacer pasitos para las cruces de mayo, con angelitos, querubines,….los cuales llevo realizando desde los 10 años de edad, y gracias a ello tengo una gran relación con la  gran mayoría de habitantes de esta humilde población. En esos comienzos, todos mis ahorros los gastaba en arcillas de la papelería para modelar, temperas, acuarelas,..esos eran mis juguetes, y me servían también como apoyo para destacar en las clases de educación artística del colegio, por  las cuales fui premiado  a nivel municipal.
Durante el tiempo de estudios y formación, en el año 2003, me pongo en contacto por mediación de un curso de formación artística, con un imaginero de Sevilla, D. José Antonio Bravo García, al cual me ofrezco  durante los periodos de vacaciones, para comenzar como aprendiz de imaginero, recogiendo virutas, haciendo los mandaos, lijando piezas,… y poco a poco y gracias la confianza ganada con esfuerzo, voy  adquiriendo conocimientos de dicha advocación. A partir de hay y al finalizar los estudios pertinentes,  ingreso en la escuela de artes y oficios de Sevilla en el año 2008, para formarme como artista.
A partir de este momento empiezo a tomar contacto directo con la calle, ya que comienzo a recibir encargos de pequeñas dolorosas para particular,  restauraciones de pequeñas imágenes de culto interno, pinturas, recordatorios, etc. Y es desde entonces donde voy descubriendo como funciona este mundo tan difícil pero a la vez satisfactorio para mí de la imaginería.
Gracias a un artista sanluqueño, D. Juan Vizcaíno, tomo contacto con otro de los grandes imagineros de Sevilla, D. Darío Fernández Parra, con el estuve colaborando en las labores, y para enriquecimiento de mis conocimientos, ya que en la en este mundo nunca se termina de aprender.
Mi obra intento que este basada en los mas nobles y tradicionales cánones, pero quiero destacar mi clara actitud autodidacta y experimental, que busca la propia creación. Realizo todo tipo de trabajos relacionado con el are sacro, modelismo, retratismo, pintura, diseño, vaciado,  moldeado y dorado.
El  objetivo que desde niño e anhelado y sigo con la misma ilusión de siempre, es de llegar a ser, o por lo menos intentarlo, un gran imaginero de Sevilla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario